domingo, 17 de septiembre de 2017

VII aniversario Alpinex

Si me descuido más, pasa un año entero para publicarlo...

Llegamos a la fecha señalada en el calendario Alpinex. Otro año más y con este ya van siete los años consecutivos que  aprovechamos la festividad del Pilar para acercarnos a tan magnifico escenario a realizar nuestras fechorias.

Aquel año, como viene siendo habitual, los planes se reducen a juntarnos y dejar que la inercia nos lleve hasta lo alto de alguna montaña.

Cara Sur abadias

Tras divagar sobre dónde ir, surge la idea de volver a la cara sur de la Abadias; ya nos dimos una vez la vuelta al encontrarnos su cara sur con restos de las primeras nevadas. La cosa no terminó de convencernos  y cambiamos el plan de escalada por darnos una vuelta subiendo algunas cimas cercanas.

Tomada la decisión de volver a la ya conocida cara sur del Abadias preparamos los trastos y para allá que nos fuimos.
En esta ocasión cambiamos el camino de aproximación de nuestra primera visita a tan famosa pared. Esta vez, aproximamos por el valle de Coronas. Más o menos el camino es muy similar en cuanto a desnivel, aunque por aquí, por lo menos a nosotros, se nos hizo algo más ameno que subir por el valle de Cregüeña.



Bonitas vistas para parase a...

Para evitar el frio y la humedad del "vivac mas famoso de Pirineos", hablamos con recepcion de PirineosHostel para que nos cambien de habitación. Tras algunas gestiones, conseguimos este vivac algo más alejado del Ibon  de Cregüeña pero igual de confortable.

 La habitacion de arriba del ibon de la Maladeta

Rinnnggg!! ya esta!! Suena la alarma. El día amanece perfecto, hace frio y aunque cuesta salir del calorcito del saco, parece no haber nubes ni viento que puedan estropearnos el día.

Desayunamos rapidamente, no hay mucha conversación, nos sumergimos en la concentracion de prepararnos bien y no olvidar nada que podamos echar en falta, nos colocamos el arnes y partimos en silencio como tres pequeñas hormigas empequeñecidas por el entorno.

a la sombra todo es diferente

Pero hasta aquí llegamos, hasta el pie de via.
Remoloneamos sobre quien coge el cabo del miedo, pero ninguno quiso romper el frio de aquella mañana de octubre y así nos quedamos, tomando el sol hablando de lo que nos pasaba por la cabeza contemplando tan grandioso paisaje, pero sin respuestas a la pregunta de por qué aquel año no escalamos. Aunque no importa, en la vida de cada uno, hay momentos para todo.

calor y risas a pie de vía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario